La Costa Blanca: todos los encantos del destino más popular de Europa

Un lugar en el sol

La Costa Blanca, el litoral de la provincia de Alicante en el sur de la Comunidad Valenciana, es una de las regiones turísticas más populares de Europa. Cada año, el litoral se transforma en un destino de vacaciones para millones de personas de todo el mundo. Muchos de ellos aprecian el clima suave y la alta calidad de vida, y tienen su propia casa. Algunos eligen las grandes ciudades -el centro de la provincia de Alicante o el «Miami mediterráneo» de Benidorm-, otros prefieren los complejos residenciales suburbanos de Torrevieja y Denia, otros se instalan en tranquilos pueblos de montaña. Hay un lugar en el sol de España para todos.

En la Costa Blanca no hay mal tiempo

Aunque Alexander Pushkin no estuvo en la Costa Blanca, ni en general en España, pero estuvo cerca de la verdad, al decir que «nuestro verano del norte es una caricatura de los inviernos del sur». La temperatura media anual en la provincia de Alicante supera los 17 grados: los veranos son ligeramente calurosos y los inviernos agradablemente frescos. El sol brilla sobre la Costa Blanca 320 días al año, y el agua del mar, que se calienta hasta 28-30 grados en verano, es incluso apta para el baño en invierno. Las zonas montañosas del interior tienen un clima ligeramente más duro, con lluvias más frecuentes y nevadas ocasionales. Pero en general, pocos lugares de Europa pueden presumir de las condiciones climáticas que la naturaleza ha otorgado a la Costa Blanca.

De la «Dama de Elche» a los hoteles rascacielos Costa BlancaCosta Blanca

La historia de esta región se remonta a más de una docena de siglos. En Alicante se han descubierto antiguos yacimientos que se remontan al tercer milenio antes de Cristo. La primera ciudad -Tossal de Manises- fue fundada en el siglo IV a.C. por los antiguos habitantes de España, que dieron su nombre a la península: los misteriosos íberos. Por cierto, el mayor tesoro del escaso patrimonio ibérico que se conserva se encontró en la Costa Blanca, cerca de la ciudad de Elche. Se trata de un busto femenino de piedra caliza blanca, hoy mundialmente conocido como la «Dama de Elche». Otros pueblos que han estado aquí en algún momento de la historia de la tierra también han dejado sus huellas: los antiguos griegos y romanos, los fenicios, los visigodos y los moros. En el siglo XIII, el rey Alfonso X el Sabio de Castilla, finalmente arrebató Alicante a los musulmanes, y 50 años después el rey Jaime II de Aragón anexionó la tierra al Reino de Valencia. Desde finales del penúltimo siglo, la provincia se ha convertido en una popular zona turística para los residentes de las regiones del centro y el norte del país. Medio siglo después, le siguió una afluencia masiva de turistas extranjeros. Uno de los símbolos del boom turístico es el Hotel Bali, el más alto de Europa, construido en 2002 en Benidorm.

No hay tiempo para aburrirse La Costa Blanca

Unas vacaciones en la Costa Blanca son siempre una mezcla de placer y de alegría. Los aficionados a la historia no deben perderse el Museo Arqueológico de Alicante, que fue nombrado Museo Europeo del Año en 2004. Los románticos disfrutarán del sombreado y exóticamente perfumado Parque de las Palmeras de Elche, el mayor de su clase en el Viejo Mundo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Los amantes de la música disfrutarán del festival de jazz de Alicante y del festival Habaner de Torrevieja, los cinéfilos de los festivales de Elche y Alfas del Pi. El parque temático de Benidorm, Terra Mítica, y varios parques acuáticos de la provincia harán las delicias de todos, al igual que las numerosas y coloridas fiestas locales.

Siempre serás comprendido.

El español y el valenciano son bilingües en la Costa Blanca. Ambas lenguas tienen carácter oficial en la Comunidad Valenciana. Existen varias hipótesis sobre el origen de la lengua valenciana: algunos estudiosos creen que el valenciano se basa en un dialecto inferior del latín vulgar, mientras que otros tienden a considerarlo como uno de los dialectos de la lengua catalana que ha adquirido independencia gramatical. En cualquier caso, los primeros monumentos literarios en valenciano se remontan al siglo XV y, un siglo o más tarde, el gran Cervantes hablaba de la lengua de la Costa Blanca: «El valenciano es una lengua fina, con la que sólo el portugués puede competir en su suavidad y armonía».

Costa Blanca: todos los encantos de una costa

Almendros en flor y flamencos rosas Costa Blanca

La provincia de Alicante ofrece una sorprendente variedad de paisajes mediterráneos para un territorio tan pequeño. Las largas playas se alternan con recónditas bahías rocosas, los palmerales con los pinares, las dunas de arena compiten con las fantasiosas formas de los picos de las montañas que separan las áridas llanuras costeras de los fértiles valles siempre verdes. El hombre también ha contribuido a esta riqueza natural con siglos de trabajo, con muchos campos y huertos. A principios de la primavera, los naranjos, limoneros y melocotoneros llenan el aire con la fragancia de sus flores, pero es especialmente agradable ver los almendros en flor, que cubren las laderas de las montañas con una delicada «nieve» rosa. Al sur de Alicante se encuentran las marismas, que añaden encanto al paisaje y atraen a muchas bandadas de aves migratorias en invierno, incluidos los legendarios flamencos rosas, y son una fuente de barro medicinal única.

El mar, el mar… Costa Blanca

La Costa Blanca cuenta con 150 kilómetros de playas de suave y ligera arena dorada que son acariciadas por las cálidas olas del mar Mediterráneo. El color de la arena es lo que da nombre a la costa: Costa Blanca significa «playa blanca» en español. Las mejores, las más famosas, las que atraen anualmente a cientos de miles de turistas de toda Europa, son consideradas las playas de Benidorm, San Juan y La Mata, pero en toda la provincia hay unas cincuenta playas. Todas ellas fueron galardonadas con las Banderas Azules en 2004, el sello europeo de calidad de las playas. Y no es sólo la impecable limpieza del agua y la arena del mar, sino también el alto nivel de servicio. Todas las playas están equipadas con pasarelas de madera, duchas ecológicas, zonas infantiles y deportivas, sombrillas, tumbonas y sillas de alquiler.

Sólo montañas, sólo aire

Las tradicionales vacaciones de playa en la Costa Blanca pueden combinarse con otros tipos de turismo, rural y ecológico, que cada año ganan más adeptos en toda Europa. A una docena de kilómetros al oeste de la costa, la carretera comienza a subir y pronto empieza a serpentear hacia arriba, llevando al jinete o al viajero hacia las montañas. En el primer puerto de montaña el tiempo se ralentiza, dejando atrás el ajetreo de las vacaciones y pasando de puntillas por los bosques de pinos y las frescas gargantas, por los antiguos castillos de las cumbres y los diminutos pueblos de las laderas. Los amantes de la paz, la tranquilidad y el aire fresco de la montaña pueden elegir entre una variedad de campings, acogedoras posadas o aisladas granjas para alquilar durante el fin de semana.

Fiesta con un toque Fiestas en la Costa BlancaFiestas en la Costa Blanca

«El trabajo sin reposo, convierte al hombre en un soso» es un refrán español. Probablemente por eso España tiene tantas fiestas nacionales, regionales y locales. La provincia de Alicante siempre celebra su fiesta con fuegos artificiales, tanto en sentido figurado como literal: el atributo indispensable de los «días rojos del calendario» aquí son los coloridos fuegos artificiales y los ruidosos petardos. Las fiestas más famosas de la Costa Blanca -los «Fuegos de Iván Kupala» en Alicante, los «Moros y Cristianos» en Alcoa y la «Misteria» en Elche- atraen a miles de turistas cada año. Curiosamente, en todas las ciudades, pueblos e incluso manzanas hay festivales coloridos, bulliciosos y divertidos con espectáculos teatrales y fiestas populares.

Tierra de recuerdos Recuerdos en la Costa Blanca

Cada rincón de la provincia de Alicante le ofrecerá recuerdos únicos que siempre son bienvenidos. Las localidades de Biar y Agost, por ejemplo, son famosas por su cerámica, Novelda y Guadaleste por sus bordados y encajes y Gata de Gorgos por sus productos de paja. Todos estos hermosos productos son creados por las manos de los artesanos, que aprecian las tradiciones centenarias de sus oficios. Todo el espectro de la artesanía artística de la provincia puede verse en la feria que se celebra cada verano en la localidad de Altea.

Ciento una paella

Los habitantes de la Costa Blanca están orgullosos de su cocina, que incorpora las mejores tradiciones gastronómicas del Mediterráneo. El secreto es la variedad y la calidad de los ingredientes. Los restaurantes y bares de la costa sirven pescado y marisco, mientras que las montañas ofrecen platos de caza y carne cocinados en aceite de oliva virgen extra. Para rematar, pruebe el vino blanco o tinto de la zona. Y no se olvide de probar la famosa paella, que cuenta con más de 100 variedades. O pruebe el igualmente famoso Turón y la Orchata. Para redondear una comida abundante o una cena completa, pruebe una copa de Cantueso, un licor de hierbas de montaña picante.

Después de un buen almuerzo
Comida en la Costa BlancaUnas vacaciones activas en la Costa Blanca

No hace falta salir de la provincia para deshacerse de esos kilos de más que se ganan al degustar los tesoros gastronómicos de la Costa Blanca. La natación, el voleibol de playa, la vela, el fútbol, el ciclismo, el windsurf y el tenis son sólo algunos de los deportes que le ayudarán a mantenerse en el buen camino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *